Vileda presenta asi su superfregona con estos gatitos

Un ví­deo que han protagonizado los gatitos de los empleados de la marca Vileda en el que presentan la Superfregona.

Vileda lleva la democracia al mundo felino con la celebración de una elección gatuna

vileda• Los gatos conocerán a la nueva fregona Super en primicia metií©ndose en una caja y decidirán sacando la cabeza por un agujero si “meow” o si “no”. O en otras palabras: si cree que serán amigos o rivales.

• La marca lanza esta acción para dar voz y voto a los miembros más exigentes de la familia.

Siempre se ha dicho que los niños de la casa nos influyen mucho a la hora de hacer una compra. Pero los más exigentes no son ellos, sino los gatos. Y si tienes uno, seguro que estarás de acuerdo. Su opinión cuenta (y mucho). Sobre todo, cuando se trata de productos con los que tendrán que convivir. Por eso Vileda, con el objetivo de presentar la nueva fregona Super, ha preparadouna caja para que sean ellos quienes la descubran antes que nadie y puedan decidir desde dentro si le dan el visto bueno.
La caja funciona como una urna para gatos. Cuando entran dentro conocen de primera mano a la fregona Super, su posible nueva compañera de piso. Es entonces cuandopueden decidir mediante un intuitivo mí©todo especial para gatos si la aceptan o no: solo tienen que sacar la cabeza por uno de los dos agujeros que la caja tiene en la parte superior.

Entre las capacidades de la nueva fregona Superse encuentran un mayor poder de limpieza, resistencia y absorción. Unas virtudes que consigue gracias al gran volumen de microfibras que se le han incorporado, un 30% en sus tiras y un 100% en la zona de más fricción junto al cabezal. Ventajas que le permitirán competir con tu gato por todas las manchas de lí­quidos y comida que quedan a veces en el suelo y que tanto le gustan.

Con todo, la marca pretende llevar la democracia al mundo de los gatoscomo urna uno de sus objetos favoritos: las cajas. Y es que, si hay que introducir un nuevo miembro en la familia más vale que, como mí­nimo, les dejemos expresar su opinión en condiciones. Si no lo hacemos, se expresarán igualmente, pero lo más probable es que sea enseñándonos sus zarpas.

Deja tu comentario