Para saber ¿Soy un buen dueño?

Encontrí© este blog  del veterinario Eduardo Rondón Herz que me gusto para compartirlo con ustedes.

Pensar o saber si soy o no un buen dueño de una mascota es mucho más complejo de lo que comíºnmente nos imaginamos.

La pregunta  ¿Cómo es un buen dueño?, no creo que un buen dueño es aquel que solamente gasta mucho dinero en su mascota pero ni siquiera sabe cuál es su nombre (en casos extremos), quí© come, el sabor favorito de los bocaditos que se le compran o tal vez el que no reconoce cual juguete es el que su mascota más disfruta, por ello creo que un buen dueño es aquel que tiene una relación cercana con su mascota, el que es el mejor amigo de su perro. En el caso especí­fico de la relación entre un dueño y su perro que está llena de cariño y respeto es esta el tipo de amistad más pura que existe.

Un dueño que conoce profundamente a su perro es capaz de reconocer si este no se siente bien antes que presente signos evidentes de enfermedad. He conocido en la práctica diaria de la medicina veterinaria a personas así­ y es increí­ble ver el ví­nculo que existe entre ellos y su perro. Un perro que reconoce el amor de su dueño lo acepta y lo quiere tal como es; en las buenas y en las no tan buenas.

Diga si no es verdad… tu perro es el primero que sale corriendo a saludarte cuando llegas a casa y tambií©n es el primero que nota cuando algo malo te pasa. Si estás enfermo no se mueve de debajo de tu cama. Si estás triste o preocupado se sienta con cuidado a tu costado y hace lo que muchos de tus amigos tal vez no puedan hacer, se sienta a acompañarte sin preguntar nada. Entonces, si su mascota es capaz de ser tan fiel y darte su amor incondicional ¿que debe ser capaz de hacer un buen dueño por í©l? La respuesta aparece espontáneamente en la punta de la lengua TODO. Y ¿quí© es TODO lo que merece un amigo así­? Pues merece que nos preocupemos por cubrir todas sus necesidades como por ejemplo alimentación. Darle un buen alimento que le asegure una buena nutrición y larga vida saludable.

La limpieza, significa bañarlo periódicamente para mantenerlo limpio y libre de ectoparásitos, así­ como nosotros no nos bañarí­amos con productos para perros, es injusto hacerlo al reví©s.

La diversión, jugar, sacarlo a pasear y pasar tiempo juntos. Y por supuesto no olvidar la salud, entender que los perros no pueden ser tratados como personas más pequeñas y por lo tanto no debemos medicarlos con medicinas para humanos, debemos llevarlo al mí©dico veterinario de inmediato si está enfermo, ponerle todas sus vacunas, desparasitaciones y demás cuidados que el mí©dico indique.

Por íºltimo, debemos saber que comprar o adoptar una mascota es asumir una responsabilidad que debe durar todo el tiempo que está viva. Una mascota merece un hogar estable donde reciba todo lo que necesita y a cambio nos dará su amor incondicional. Una mascota es el mejor compañero de un niño, de un adulto o de un anciano. No en vano sabiamente se dijo que “el perro es el mejor amigo del hombre”.

Deja tu comentario