La obesidad y las mascotas

La obesidad es un serio problema que afecta a gran parte de la sociedad. Lo mismo ocurre con las mascotas: más del 50% de los perros y los gatos sufren sobrepeso. Muchos propietarios ven graciosos a sus animales con unos kilos de más, pero esto es un grave error, ya que esta patologí­a habitualmente tiene consecuencias que llegan a ser fatales.

Esta acumulación de grasa corporal deteriora las funciones del organismo del perro y le provoca serios problemas de salud.

Un animal obeso tiene mayor riesgo de sufrir míºltiples complicaciones tales como, enfermedades cardiacas, dolencias de piel, dificultades respiratorias, artritis, displasia de cadera y diabetes.

Junto con la alimentación, el ejercicio es fundamental para mantener a un perro sano.

Muchos de los propietarios, por falta de tiempo, no pasean suficientemente con su perro. El sedentarismo que sufre el animal le hace desarrollar esta patologí­a.

Una vez que el animal ha cogido kilos de más, el perder peso a veces se convierte en una tarea difí­cil, al igual que ocurre en las personas. Esta dificultad aumenta si tu mascota ha alcanzado la edad adulta.

Define con tu veterinario la dieta a seguir y mide, de acuerdo con sus instrucciones, la cantidad de alimento que ofreces diariamente a tu animal.

Elimina las golosinas o las sobras de comida que solo aportan calorí­as iníºtiles y sigue un programa de ejercicio adecuado a la edad y estado de tu perro.

Siempre es mejor prevenir que curar.

Deja tu comentario