Homenaje a nuestra querida Brauny

Siempre es triste a decir adiós, pero estas en nuestro pensamiento Brauny, no pensí© que te fueras tan pronto, todaví­a nos platicaron que estabas triste que ya no querí­a salir de tu camita para correr tras las palomas o ladrar a la gente que pasa por la calle.

Quisiste despertarte de nosotros y saliste cuando nos escuchaste que te hablamos Brauny, caminando despacito y te dejaste acariciar en las piernas de los abuelos.

Gracias Brauny por todo tu cariño y compañí­a que nos brindaste a toda la familia, en todos estos años.

Te quedas en nuestro corazón.

Deja tu comentario